PERIODISMO CORRUPTO

Para que no haya dudas. Es un hecho real.

     Un famoso periodista se topa, por casualidad, con un "pequeño" soborno a un, no menos, famoso presidente autonómico cuando era diputado provincial, lo denuncia ante el Juez de la Audiencia Provincial, que, presionado por el Juez del Supremo, desestima la causa por "falta de pruebas".
     El periodista, entonces, decide establecer contacto con un famoso periódico nacional, que supone, contrario al partido con el fin de poder publicar la historia. En su lugar, se le ofrece un puesto de trabajo si desecha la historia, considerándola endeble.

     El pobre iluso periodista cree poder cambiar las cosas, aún tiene fé en los nobles principios del periodismo y decide aceptar el trabajo. Bajo su triste ideología, empezó a dar, casi sin darse cuenta, información parcial. Es decir, el mismo acto, si lo hace mi partido afín es bueno o excepcional pero, si lo hace el otro partido político es corrupto, cercano al delito o ilegal.
     Evidentemente, por desgracia, su actitud le lleva a una irrefrenable ascensión a los puestos de dirección del periódico y ya, desde esa vertiginosa altura, accede a informaciones privilegiadas, como por ejemplo EL GRAN PUTO PACTO DE NO AGRESIÓN, EN LOS TEMAS DE CORRUPCIÓN, ENTRE LOS GRANDES PERIÓDICOS Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS afines.

     De esta forma, sólo se publican los escándalos si no se pueden tapar y se dan versiones "light" evitando, por todos los medios, implicar a los números uno de cada partido. A CAMBIO el gobierno les garantiza los ingresos por publicidad institucional que necesitan para mantenerse a flote.

     De repente, un día, aparece Wikileaks forzando a los periódicos a publicar información comprometida. Eso si, poniendo todo el énfasis en cosas triviales y "desechando" las mas comprometedoras. Aún así, empiezan a filtrarse las listas de HSBC, con políticos y empresarios españoles pringados que se trataban de ocultar.

     En una época que se recordará como la mas corrupta de toda la historia española, los escándalos se suceden y el susodicho y "ético" periodista, convencido ya de la única forma de prosperar en éste puto pais; practica a destajo la manipulación informativa que le pide su medio. Y adquiere tal destreza que lo ascienden a subdirector del periódico donde ahora trabaja.
     Al pobre imbécil también le cogió por sorpresa la crisis.

     Un día, el Director del periódico, sobrepasado por los niveles de corrupción, decide publicar los escándalos del partido al que es afín con pelos y señales. Sin prever que las fuentes donde se nutre también estan implicadas en estas corruptelas ademas de la infinidad de politicuchos sobre todo de la ultra-derecha y que no estan dispuestos a caer solos; ya que, al fin y al cabo, sólo son unos mamarrachos que han hecho exactamente lo que sus jefes les dijeron.

     Debido a esta sangría de corruptos y estafadores, el gobierno en vez de enmendar la plana, como haría un político honesto, decide seguir chuleando como cual cacique cortijero y chusquero; retirando todos los fondos públicos y dejando de colaborar con el periódico.

     Los accionistas del periódico, como casi todos de ultra-derecha, despiden al director con la excusa de llevarlo a la bancarrota. Ya que aunque su tirada es grande, sin el dinero de la publicidad "no pueden sobrevivir".

     De esta forma, el director es cesado fulminantemente y el trepa del periodista accede a la dirección del periódico donde, aún hoy en día, sigue manipulando la información en favor del PP.

No hay comentarios:

VER OTRA ENTRADA ALEATORIA